Puffs

Habíamos dejado a nuestros intrépidos probadores exhaustos tras la primera prueba de puffs.

Y había que volver al tajo, pero se hacían los remolones.

-¡Venga chicos, que hay que seguir probando! Hoy tocan los puffs pequeños: el cuadrado y el redondo.

-Groffs, buargg, sfroagrrs, bruggshogrsarrffs… -decía el Sr. Osito Azul.

Sra. Vaca negociando las condiciones de traducción

Vaya. Otra vez se ha vuelto a escacharrar el traductor simultáneo. Maldita tecnología. ¿Y ahora qué hacemos?

-¡Muuu! Yo os puedo ayudar. Soy traductora diplomada. Domino el osezno, el cocodrílico y el patocuacua, aparte del vacuno y el castellano -dijo la Sra. Vaca, que ya, muy ufana y con gran entusiasmo, había saltado encima de un cómodo, útil y precioso puff banco de color naranja.

La miramos todos, sorprendidos. ¡Qué insospechado talento se escondía bajo esa mirada lánguida!

-Claro que eso lo cobro aparte -dijo, como haciéndose la desentendida.

Puff cuadrado

Bueno. Ya la tenemos subidita. Tras una tensa negociación, consintió en prestarnos sus servicios de traducción a cambio de un lugar más preferencial en la estantería y de que le ayudáramos cuando la cogieran varios niños a la vez. “Es que soy muy sensible”, explicaba.

Los puffs que toca probar son: el puff cuadrado, o de cubo, o de dado, o cosa cuadrada para sentarse (aquí a la izquierda) y su equivalente en redondo, también llamado puff banco, o redondo, o circular, o cosa redonda para sentarse.

El Sr. Pato con Gorra, mareado en un puff banco

Son útiles y cómodos para sentarse, lavables, coloridos, no ocupan nada, ¿qué más se puede pedir? ¡Huy que eso lo tienen que decir los probadores! (Se nos ve el plumero).

Empezamos recabando las impresiones del Sr. Pato con Gorra, con la colaboración de la traductora Sra. Vaca.

-¿Qué opina Vd. de los puffs, Sr. Pato con Gorra? Y, ya puestos, ¿por qué lleva gorra con el calor que hace?

-Esto está muy alto y me mareo. Que alguien me baje. -contestó con  hilito de voz.

¡Ay, qué blandito me sales! Ya entiendo el dicho del pato mareado. Gracias a Dios que el Sr. Cocodrilo, haciendo gala de su talento depredador, cogió hábilmente al Sr. Pato con sus colmillos y lo depositó más cerca del suelo. Por un momento temí que lo fuera a zampar y que me quedara con un probador menos, pero mi mirada amenazadora surtió efecto.

Sr. Bicho Morado y Sr. Pato con Gorra en sendos puffs cuadrados

Ya recobrado, Sr. Pato con Gorra contestó: -Pues sí que es cómodo. Y con tantos colores a elegir, pues fíjate. Yo lo cogería naranja, que me va con el pico. Y respecto a por qué llevo gorra, ¿qué pasa? ¿Es que uno no puede utilizar los complementos de vestimenta como método de expresión de la creatividad interiorizada en el Yo subyacente? -Y diciendo esto se dio la vuelta, con un mohín.

Pues sí que tenemos bien la prueba. Ustedes disculparán, pero con esta fauna… lo que yo les diga.

Después de unas cuantas carantoñas, el Sr. Pato se desenfurruñó, y pudimos continuar.

-¡Fiuuu, fiuuu, huyyaayyy, brossrr, guarjjjssf, aauuummmmbala! -exclamó el Sr. Bicho Morado. Todos miramos inquisitivamente a la Sra. Vaca esperando la traducción.

-¡Eh! Ya os dije que domino el osezno, el cocodrílico y el patocuacua. -dijo la Sra. Vaca. -De la jerga esa del bicho este no he dicho nada.

Detalle de la textura de los Puffs

En fin. Lo que siguió es mejor no contarlo. El Sr. Bicho Morado se rebotó fuertemente contra la Sra. Vaca, (“me ha llamado ‘el bicho ese'”, se quejaba) y menos mal que es un peluche sin dientes (de hecho no tiene ni boca, no sé cómo hace para hablar) que si no la desgracia allí mismo. Además el resto de los peluches protestaban por el exceso de protagonismo del Sr. Pato con Gorra y de la Sra. Vaca en esta prueba. ¡A ver si ahora voy a tener que poner cuotas!

De todas maneras, creo que lo que quería decir el Sr. Bicho Morado es que son unos Puffs, o pufes, o pufeses, estupendos, hechos en polipiel con relleno de bolitas de porexpán, lavables, cómodos y trotones. Por éstas que os juro que es esto lo que quería decir. Y medidas: aproximadamente unos 45 cms. de lado/alto/diámetro.

Y como la prueba de hoy está saliendo bastante accidentada, acabamos aquí, a ver si pongo un poco de orden antes de la siguiente.