No sé, no se… hoy toca probar los puffs pera. Ya sabéis, esos tan clásicos, bonitos, envolventes, grandes, en los que uno se tira y se puede quedar cómodamente sentado horas y horas… (bueno; esto realmente lo tienen que decir nuestros probadores.)

Decía que no sé, no sé, porque tras la última prueba,  y después del altercado producido entre la Sra. Vaca y el Sr. Bicho Morado, los ánimos estaban un poquito extaltados.

El Sr. Caballo ¨Fucsia muestra su mirada inteligente en un Puff pera

Ante la gravedad de los hechos, la J.O.P.E. (Junta Organizativa de Peluches Españoles) presidido por el Sr. Caballo Fucsia (en la foto, tan ricamente sentado encima de un bonito Puff pera color pistacho, que así vamos adelantando la prueba) emitió un comunicado con carácter de urgencia.

Así compareció el Sr. Caballo Fucsia ante la multitud expectante:

-¡Como Presidente vuestro que soy, os debo una explicación! ¡Y esa explicación que os debo, os la voy a pagar!

Los Srs. Osito Azul, Cocodrilo y Pato con Gorra escuchan al Sr. Caballo Fucsia en sendos puffs pera

(Habréis notado que hoy entendéis todo; es que ante las elevadas exigencias de traducción de la Sra. Vaca, no hemos tenido más remedio que llevar a arreglar el traductor simultáneo marca Acme, que como sabéis estaba estropeado). Continuaba el Sr. Caballo Fucsia:

-¡Y os digo, que, como Presidente vuestro que soy, os debo un explicación, y esa explicación que os debo…!

Sr. Pato con Gorra en un puff pera

-¡¡Muy bien!! -interrumpió el Sr. Pato con Gorra, con grandes aplausos.

-¡¡Ya te vale!! -dijo el Sr. Cocodrilo, por señas, claro. -A los pelotas como tú me los meriendo yo con un chupito de licor café -añadió, mientras se relamía los dientes de peluche. -Y además, ese discurso es de Bienvenido Mister Marshall.

-Huy, lo que me ha dicho! Menos mal que está de testigo el Sr. Caballo Fucsia, faro de nuestra existencia, que no consentirá tamañas amenazas, y…

El Sr. Perro se extasía ante la comodidad el Puff pera

-Vds. me disculparán -señaló el Sr. Perro -pero en las otras pruebas apenas aparecí, y aquí ya vamos por la mitad y otra vez me restan protagonismo. Solicito el amparo del Sr. Caballo Fucsia, o acabaré mordiendo a alguien. -Y fue a subirse al puff del Sr. Caballo Fucsia para rascarle las crines.

-¡Pero bueno, me dejan leer el comunicado del J.O.P.E., o qué! -terció el Sr. Caballo Fucsia, mientras movía el rabo espantando las moscas. -Que tengo cita a las cinco con el herrero, que me va a pegar unas herraduras de fieltro monísimas. Y tome nota, Sr. Cocodrilo, que yo no plagio. Sólo intertextualizo, que no es lo mismo. Y Vd., Sr. Perro, no crea que me va a ganar con esas carantoñas. ¡Huy, qué gustito…! Procedo a leer el comunicado, así que se callen o mando desalojar. ¡Digo!

El Sr. Perro y el Sr. Caballo Fucsia, exaltados en un Puff

-¡Pues no! -dijo el Sr. Osito Azul, exhalando con su vocecita un grito enérgico, que provocó el silencio asombrado de la concurrencia. -¡Yo he venido aquí a hablar de los puffs! O puffes, pufeses, pufes o pufffs, que no sé cómo se dice en plural, que lo busqué en la wiki pero no aparece. A hablar de su maravillosa textura, de su gran comodidad, de que viene en dos tamaños y muchísimos colores, de que se pueden encargar los colores combinados a medida, de que se puede rellenar con bolitas de porexpán, de que si le pones un puff pastilla a juego te queda divino de la muerte… ¿Y qué me encuentro? Una sarta de animales de trapo diciendo nada más que inconsecuencias. ¡Bah!

-Vaya, tenía que ser el Osito Azul. -dijo el Sr. Perro. -“Maravillosa textura”… buuuhhh…

El Sr. Perro, entre dos puffs pera

– Sr. Perro: ¡un ladrido más y le lleno la tripa de piedras! -amenazó el Sr. Caballo Fucsia, lo que provocó que el Sr. Perro se fuera a esconder entre dos puffs. -Procedo con el comunicado…

-¿Y si merendamos? -dijo el Sr. Pato con Gorra. -Es que tan cómodo se queda uno aquí, que le acaba entrando hambre. Me apetece un bocadillo de foie-grás.

Los Srs. Perro y Caballo Fucsia meditan en sendos puffs pera

-¡Basta, basta y basta! -gritaba el Sr. Caballo Fucsia, fuera de sí – Hazte presidente de la J.O.P.E. para esto. ¿Es que puede uno ni leer un comunicado tranquilo? ¡Panda de animales!

-Oye, animal lo serás tú -replicó el Sr. Cocodrilo. -¡ah! ¡Si yo también lo soy! Qué curioso.

En fin, ya lo ven. No hemos querido intervenir, para darles cuenta fielmente de la reunión tal como fue. Vaya panorama. ¡Y aun queda una prueba más! Que Dios nos coja confesados.

Y el comunicado… si finalmente consigue leerlo, ya se lo contaremos…