Hace poco os hablamos de la alfombra de dos hilos y de la alfombra de tres hilos.

Y, no sé… teníamos la impresión de que nos habíamos olvidado de algo. Mmmm, a ver… alfombra de tres hilos, alfombra de dos hilos… ¡claro! alfombra de un hilo.

Detalle de textura de la alfombra de un hilo

Vale. Solo tiene un hilo, ¡pero qué hilo! Suave, sedoso, acogedor… parece que si hablara estaría diciendo:”tírate encima, que soy mimosa y elegante,  y písame con cuidadito, que soy delicada.”

Tanto vale para el dormitorio, para los pies o lados de la cama, como para habitación o salón.

Desde la más pequeña de 55×110 cm. hasta la extragrande de 200×290, hay medidas para todos los gustos.

Y de precios… por menos de 30€ las pequeñas Y si lleváis alguna para salón, a ver cómo les explicais a las visitas que por poco más de 100 euritos tenéis ese peazo alfombra pecadora digna de la casa de la Pantoja misma. Digo.

Aquí os queda una galería.