Habitualmente, cuando tenemos una pared vacía, siempre recurrimos a llenarla con un espejo o un cuadro. Hasta aquí todo normal, sin novedad en el frente. Pero ahora hay otras soluciones. De una de ellas os hemos hablado en “El vinilo contraataca”: ¿os acordais de las “pegatinas” para pared”?

La otra solución son los apliques metálicos: son de forja y están pintados o esmaltados y los tenéis con un montón de medidas, formas, dibujos… lo que mejor se adapte a cada lugar. Son elegantes, distintos, con unos diseños muy originales y unos colores preciosos.

Suele ser muy frecuente que en casa tengamos alguna columna o huequito estrecho y alargado que no sabemos muy bien como llenar, y si no se llena pues tampoco da mucho el cante, no suena a sitio vacío que se nos olvidó decorar; pero indudablemente si encontráramos algo para allí, quedaría mucho mejor.

Pues para esto se hicieron los apliques de forja alargados y estrechos con distintos motivos: pájaros, marinos, flores, …

Si no os lo habíais planteado, dadle una oportunidad, consultadlo con la almohada y venid a Otracosa a buscar el que más os guste. Vuestro rinconcito os lo agradecerá.

Os dejamos con una galería de apliques con algunas muestras de lo que tenemos. Pero recordad que pronto llegarán más. ¡Estar atentos!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.