Qué rabia da que a uno le dejen plantado. Especialmente si estás en la iglesia, en el mismísimo altar, esperando por tu futuro o futura, con el cura carraspeando nervioso, con todos los invitados mirando para tí, haciendo que disimulan, pero deseando que no llegue el futuro cónyuge para poder criticarte a gusto y reírsete en tus mismas barbas mientras te dan una palmadita de consuelo en la espalda, y entonces es cuando tú piensas… ¿esto no lo he visto yo en una peli de Hugh Grant?

Por eso, si alguna vez te ha pasado eso y quieres vengarte, empieza tú a dejar cosas plantadas… y como no es cosa de molestar a nadie, empieza por las plantas (al fin y al cabo, les encanta que las dejen plantadas).

Y en lo tocante a plantas, en muchas ocasiones es más imporante el continente (la maceta) que el contenido (la planta).

Especialmente en plantas pequeñas, el cuidado que pongamos en la elección de la maceta es fundamental para el resultado final. Es igual que nuestra ropa. Tú sabes lo que te realza, ¿no? Pues lo mismo le pasa a las plantas.

Os presentamos algunos modelos de cubremacetas para plantas pequeñas que hemos recibido últimamente. Vestirán a la planta, y vestirán vuestra casa. Y dejarás las cosas bien plantadas.

Pinchar para ampliar y ver la presentación.