Como decíamos ayer, al mal frío buena cara. No, no era eso. Era que a frío regalado no me mires el diente… tampoco. Que al frío que madruga Dios le ayuda… creo que no, no sé, la verdad, siempre me hago un lío con los refranes.

Y además ayer no decíamos nada de eso, sino que os enseñábamos unas preciosas mantas de dibujo escocés. Como no queremos que estéis desprotegidas ante el frío y para el caso de que, un suponer, no os guste el dibujo escocés, aquí tenéis más mantas.

Se trata de unas preciosas mantas lisas de una suavidad que salta a la vista. Y es que así que venga un poco de calor habrá que esconderlas porque es inevitable echártelas por encima si se cruzan en tu camino.

Ah, ya veo lo que me decís. Que si tenéis calefacción, y tal. Ya. Pero, vamos a ver: aunque tengáis calefacción, ¿a que apetece arrebujarse en el sofá con la mantita encima? ¿Eh? No me digáis que no, que lo estáis deseando.

Y mañana, más. Os dejamos con una galería para pinchar y ampliar.