Bien, bien, bien, nos hemos puesto alegres.

Pensaréis que nos hemos vuelto un poco locos, pero no: la verdad es que ya estamos rematadamente locos desde hace mucho. (No os preocupéis; no tiene arreglo).

Ya sabemos que los tiempos no están para muchas alegrías y por eso hemos decidido poner color y proponeros por no decir obligaros a poner color en vuestras casas. Porque si hay color los problemas parecen más pequeños, menos importantes.

Y por eso os enseñamos los nuevos cojines de todos los colores que hemos recibido. La tela es preciosa, es una mezcla de lino y algodón (para que no se arruguen demasiado) donde los colores tienen un toque de delicadeza por un lado y de todo terreno por otro que sin duda los hace perfectos para sofás y camas.

Venid a jugar con la combinación de colores, mezclad el marrón con el pistacho o el beige con el naranja o lo que vosotros queráis. ¡Dejaros alegrar!