Sí, hijas mías, sí. Ya os habíamos informado de que el verde y naranja molaban. Pero es que nos faltaba una pata para el banco. Ya sabéis que si un banco tiene sólo dos patas, se cae: ¡no lo intentéis en casa! Y esa pata para el banco que faltaba es…

¡el rojo!

Cuando publicamos el post anterior, al color rojo se le había visto un poco nervioso, como celoso del éxito de sus colegas verde y naranja.

-“Hacía como que no le importaba, pero estaba rojo de ira, que yo lo vi” -explicaba el azul, que estaba bien cerquita del rojo cuando pasó. -“Fíjate si estaba cerca, que estábamos a punto de hacer un violeta”.

En declaraciones a latiendawapa News, el color rojo negó estos términos, diciendo: “todo eso es mentira. ¡Si hasta me pongo colorado sólo de pensarlo! Yo siempre me he llevado bien con el verde y el naranja. Sólo que, naturalmente, no son lo mismo sin mi aportación cromática que llena de matices y riqueza visual el espectro visual, y bla, bla, bla…”

En fin: tan pesado se puso el rojo que hubo que dejarle entrar. Y ya tenemos los colores de moda de esta temporada en vuestros hogares: el verde, el naranja, y el rojo, pobrecito. En cerámica, en mueble auxiliar, o en cualquier otro complemento de cocina u hogar.

Os queda una galería.