El caso es dar la lata

Sí; ya sabéis a estas alturas que cuando nos ponemos a dar la lata, la damos, y bien… Si ya me lo decía mi abuela. «¡Anda, no des la lata!» Y yo, obediente dejaba de darla… durante cinco minutos.

Con estas latas que os proponemos, no sólo podréis guardar las galletas, cereales, y demás parafernalia desayunera: es que además las podréis dejar a la vista y os quedará la cocina chula, chula.

Y todo el mundo querrá que les deis la lata. Así que aprovechar.

Deja un comentario

Acepto la Política de privacidad.

Responsable del tratamiento: latiendawapa C. B. E27804285. Finalidad: gestionar tus comentarios. Legitimación: consentimiento. Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. Derechos: acceso, rectificación, portabilidad, olvido. Contacto: en blog[arroba]latiendawapa.com. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.