¡Qué me vas a contar que yo no sepa! Que ya no sabes dónde meter tus collares, pendientes, pulseras y demás familia. Que te aparecen debajo del sofá, en el fondo del bolso, encima del armario, en el salpicadero del coche, en la lata de las galletas, en el trastero, en la habitación de planchar y hasta debajo de las piedras.

Con esta colección de expositores de bisutería que te ofrecemos vas a seguir siendo igual de desordenada; para que te vamos a engañar. Pero podrás escoger tus piezas más bonitas y tenerlas siempre a mano. Y lo bonita que te queda la exposición… ni te cuento.