Te estamos diciendo verdades como puños, y no es por hacerte la puñeta. Puedes recoger las cosas a puñados o tener el corazón en un puño; puedes liarte a puñetazos con cualquiera o ser de la Virgen del Puño.

Te lo escribo de puño y letra: puedes apretar los puños o doblarte el puño de la camisa; puedes empuñar un arma o empuñar un plumero o puedes tener a la gente en un puño y pegar puñetazos encima de la mesa. Puedes contar tu dinero a puñados o decir mentiras como puños.

Pero seguro, seguro, que te gusta, que te encanta, este dosificador precioso, original, de carácter, brillante, colorido y con tacto soft, el muy puñetero.

Sólo en Otracosa.