Cerramos esta semana de alfombras poniendo en el catálogo de la tienda online (la podéis ver aquí) la última de la serie de las alfombras de hilos, que hemos llamado Spaghetti, aunque de italianas tengan poco (como sabéis, vienen de la India, de modo que es más probable que tengan curry que salsa de tomate).

Este trío de alfombras, esta trinidad alfombril, esta trilogía sin suspense, estas trillizas peludas y acogedoras, en resumen, están entre las favoritas de nuestros clientes. Y no es de extrañar, porque se trata de alfombras con cuerpo, densas pero a la vez flexibles, con un tacto acogedor y una apariencia gustosa. Son alfombras que tanto te llenan un salón como te arreglan el lado de una cama.

La última de la saga, esta de tres hilos que os presentamos, combina el hilo fino y el grueso que ya vimos en sus hermanas con un tercer hilo que no es tal, sino una cinta de organza, que rompe el color de la alfombra y le confiere un aspecto único, original y divertido.

Tiene su público, porque no a todo el mundo le gusta de primeras. Eso sí: en cuanto la pruebas te quedas con ella. Esa es, al menos, nuestra experiencia. Que os guste.