A los que conozcáis a Mafalda, la genial creación del gran Quino, no hay que explicaros nada. A los que no la conozcáis, hay que recomendaros que os pongáis al día urgentemente y leáis una de las mejores tiras cómicas de la historia, que a pesar de datar de los años sesenta y setenta no ha perdido nada con el tiempo; más bien al contrario.

Cuando recibimos en Otracosa este lienzo, perteneciente a una partida de cuadros recién llegados, todo el mundo tuvo la misma idea: Mafalda nos está leyendo el pensamiento.

Porque ¡Basta! es lo que todos tenemos ahora en la cabeza.

¡Basta! a los mercados, ¡basta! a los sinvergüenzas, ¡basta! a los ineptos, ¡basta! a los impunes, ¡basta! a los caraduras, ¡basta! a los que no tienen ni idea, y no sigo porque me caliento… y al fin y al cabo estamos aquí para divertirnos y reírnos de las cosas.

Así que cuelga esto en tu casa, y di ¡Basta! Y si no te quieres poner tan transcendente, di ¡basta! a ese vecino que te cae mal, al jefe, al fracaso de la operación bikini, a las croquetas de tu cuñado, a este verano invernal (por lo menos en el norte) o a lo que tú quieras. Pero di ¡basta!

Gracias, Mafalda. Qué a gusto nos hemos quedado.