El último día os contamos las peripecias de nuestro espejo casi mágico, y esto nos ha traído a las mientes que tenemos más espejos.

No son mágicos, pero sí que son preciosos. Espejos para la entrada, para el salón, para el pasillo, para el dormitorio, y hasta para el cuarto de baño si quieres.

Os dejamos con una galería, y nos vamos ya, que tenemos que ir a la playa. (De ilusión también se vive).