El Inspector entró en la habitación. Avanzó lentamente entre el tenso silencio de los presentes, clavando sus ojos de halcón en cada detalle, como un leopardo ante una gacela o un ama de casa ante el detergente de oferta. Llegó al lugar de los hechos y se reclinó para observar, sabiéndose el centro de todas las miradas.

Efectivamente, allí estaba: yacente, inerte, retorcida en el suelo, la cortina. Ni un músculo de su cara se movió mientras reconocía el escenario con minuciosa meticulosidad. Al cabo de un rato se levantó, se mesó reflexivamente las puntas del bigote y preguntó a los concurrentes con estudiada gravedad:

—¿Alguien ha visto algo?

Los asistentes tragaron saliva. Hubo quien se rascó nerviosamente la nariz, y todos hicieron un esfuerzo por escenificar su expresión más inocente. Se escuchó un aclararse de garganta y alguien dijo:

—Yo fui el último en llegar. Pero Jaime, el mayordomo, lleva aquí todo el día.

Un escalofrío recorrió la sala y un tenso silencio venenoso se tendió entre el mayordomo Jaime y su acusador, el jardinero.

—Esta ventana da al jardín, lo que quiere decir que el jardinero podría haber entrado en cualquier momento —repuso Jaime, aparentando una indiferencia que su mirada de lagarto desmentía.

—Mmmm… interesante —dijo el Inspector, fijando su vista de rayos X en sus interlocutores. —Pero señores, debo decirles que ni el mayordomo ni el jardinero son culpables. Ya tengo la solución a este caso.

Un ¡ahhh! de inusitada expectación se cernió sobre los presentes, igual que Messi se cierne sobre las defensas rivales: como el presagio de algo inesperado y nada bueno.

—El caso es muy claro: esta cortina está en el suelo… porque no tiene barra. Así de simple. Si no hay barra, se cae la cortina. Y habiendo como hay barras de cortina en latiendawapa, no sé como colocan las cortinas sin barra, porque se caen. Caso cerrado. Y ahora me voy, que tengo un asesinato en el Orient Express.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ya lo veis. El inspector lo ha explicado tan bien que no tenemos nada más que añadir. Bueno, sí: buen fin de semana.