Veréis, niños:

Érase una vez, en un remoto y mágico país llamado latiendawapa, que vivía una preciosa estantería de bambú de tres estantes. La estantería vivía feliz en la tienda, a veces en el escaparate, otras en la sala (y también en la web) y se sentía admirada y envidiada. Tenía dos hermanas mayores de cuatro y cinco estantes, pero como se llevaban muy bien entre ellas y eran muy felices, el cuento no va por ahí.

Hasta que un día… llegó a ese maravilloso país un pongotodo plegable y flexible hecho también con láminas de bambú. Muy gallardo y apuesto, le encantaba montarse y desmontarse para que todo el mundo viera lo bonito y práctico que era.

Entonces sus ojos se fijaron en la estantería, y preso del amor más ferviente, todo su ser comenzó a vivir por y para ella. Sin esperar más, un día por la noche se decidió a demostrar su amor y saltó a encajarse en la estantería, comprobando con asombro que eran de la misma talla y encajaban de tal manera que parecían hechos el uno para el otro.

De lo que pasó aquella noche, queridos niños, no os damos más detalles, no sea que nos cierren el blog. Pero les podéis preguntar a vuestros papás, o mejor aun, poner telecinco en horario infantil y ya os enteráis de todo.

Lo más asombroso es que al cabo de un tiempo un cambio extraordinario se verificó en la estantería: un día amaneció así, como la veis abajo, llena de cestas. Cómo fue posible ese fenómeno, mejor le volvéis a preguntar a vuestros papás.

Ya lo veis: latiendawapa es un mundo mágico en el que pasan cosas extraordinarias.