—Buenos días, Dr. Jekyll. Gracias por atenderme en su consulta. Como sé que anda vd. muy atareado haciendo de Mr. Hide, y eso…
—¡Chsstttt… que eso es un secreto! Así que chitón. A ver, dígame qué le pasa.
—¡Ay, perdón! Pero bueno, doctor: pensé que podía ayudarme, porque verá, es que yo también tengo doble personalidad.
—Ya. ¿Y en qué lo nota?
—Pues por ejemplo, tanto me gusta la carne como el pescado. A veces escribo 324 y en cambio otras veces, CCCXXIV. Y en vacaciones nunca sé si ir a la playa o a la montaña.
—Bueno, eso no es muy grave. ¿Qué más?
—Estoooo… a veces soy del Barça y otras del Madrid.
—Mmmm… eso ya es más preocupante. Habrá que hacérselo ver. Continúe.
—Es que lo realmente serio, doctor, es que no sé si soy cortina o visillo. Por un lado tengo un cuerpo con la prestancia y caída de una brillante cortina y por otro lado soy un delicado visillo lleno de reflejos y transparencias.
—¿Y ha probado a operarse?
—Anda qué simpático. ¿Y por qué no se opera vd. el occipucio, ya puestos?
—Huy, cómo se me pone. Pues lo suyo no tiene arreglo. Será usted cortina y visillo, y a mucha honra. Pero no se preocupe: seguro que a las clientas de latiendawapa les encanta así, con su carácter, su polivalencia y sus inmensas posibilidades decorativas.
—”Inmensas posibilidades decorativas…” ¡Doctor, me ha curado! Muchas gracias. ¡Lo que voy a presumir ahora en la tienda con las demás cortinas!

Ya lo veis. Si os ha gustado esta cortina-visillo todo en uno la tenéis disponible en la tienda online.