Ayer os presentábamos perchas para colgar directamente de las puertas, sin agujeros. Las perchas a las que les faltaba un tornillo. En cambio, estos percheros que os presentamos hoy se sujetan bien sujetos a las paredes y no les falta ningún tornillo; al contrario. Sin tornillos, se caen.

—¡Naturalmente! Es que todavía hay clases. Nosotros tenemos todos los tornillos en su sitio, vaya que sí. Somos muy serios y muy elegantes. Yo he estudiado en Oxford, y por eso tengo este estilo inglés, así, tan aristocrático. De hecho, soy tan bonito, que si fuera coche sería un Rolls-Royce.

Caramba, ya veis cómo se ha puesto este perchero de madera estilo modernista. Bien se ve que no tiene abuela. Y que está muy orgulloso de sus tornillos.

La verdad es que no les falta razón, porque todos son bien bonitos. Los tenéis de madera, de metal, estampados, individuales, de varios cuerpos, de un gancho o de seis.

Pero, eso sí, todos con los tornillos bien puestos.