—Todos los años pasa igual: llega Noviembre y empieza el frío. Es como si fuera el día H y la hora D.
—Será al revés.
—¡Ah! Claro. Tienes razón, quise decir la hora D y el día H.

Bueno, da igual. Sea el día H o el día D, el caso es que el invierno llega puntual, que hace frío, y para ayudaros un poco a abrigaros os ponemos la primera ración de mantas del invierno.

Son tan bonitas que para entrar en calor basta sólo con verlas. Podéis probar: tenéis que mirar fijamente las fotos, entornar los párpados y decir “mmmmmm…” mientras ponéis cara de concentración. Si al acabar de ver la galería no estáis sudando, volver a empezar. Y si no funciona, es que tenéis el ordenador estropeado. Así que la culpa es del Windows.