A todos nos ha pasado alguna vez. Tienes que hacerle un regalo a tu amigo el mafioso. Sí, a ese gordo al que le gusta cocinar.

Y piensas: “¿qué le puedo regalar? A ver… pistola ya tiene, también tiene sombrero, gafas de sol, puros… mmm… maletín para evadir billetes también tiene… mmm…. BMW blanco también… es que estos mafiosos son tan difíciles… ¡tienen de todo!”

Y claro, no sabes que regalarle. ¡Pues para eso estamos nosotros! Para presentarte el regalo perfecto e inesperado: un medidor de espaguetti para esos ratos, cuando llega hambriento tras descargar un cadáver del maletero del coche y se dispone a cocinarse su plato de pasta.

Será un regalo que no podrá rechazar. Y siempre será más barato que una cabeza de caballo.

Por supuesto, también lo puedes regalar a amigos no mafiosos, o usarlo tú mismo. Pero no tiene tanta gracia.