—¡Túuuut!… ¡túuuut!… ¡túuuut!…
—Emergencias, mi nombre es Pepi, ¿en qué emergencia catastrófica puedo ayudarle?
—Pues verá, es que queríamos saber a dónde tenemos que dar parte de una invasión.
—Invasión, a ver que se lo busco, no se retire… túuuuut… túuuuut… túuuuut… mire, es que por invasión no me viene nada. ¿Algún otro nombre de catástrofe alternativo?
—Pues, no sé, déjeme consultar el diccionario de sinónimos. A ver… mire usted: me sale allanamiento, asedio, epidemia, oleada, avalancha, ataque, afluencia, conquista, ocupación, desembarco… también me sale flujo pero me hace como muy feo.No bolsos variados
—Pues espere, no se retire… túuuuut… túuuuut… túuuuut… ¡Ya lo tengo! Por avalancha me salen varias cosas: de goles de Messi, de concursantes cachas de Gran Hermano, de sobres de tesoreros de partidos políticos… ¿alguna de éstas?
—Pues no… es que realmente la invasión es de no-bolsos.
—¿No-bolsos? Haber empezado por ahí. Ya me sale: dícese de la gran remesa de no-bolsos que acaba de recibir latiendawapa. Pues no se preocupe, que enseguida les mando un montón de clientes que les acaben con la invasión. ¿Alguna catástrofe más?
—No… bueno sí… el niño, que ha metido la pecera en el microondas, pero al final lo hemos arreglado comiéndonos los pobres bichos. Así que esto es todo y muchas gracias.
—Pues nada, y mándeme un par de no-bolsos: ya sabe, Pepi, de emergencias.

Pues a mandar, Pepi. Por cierto: los que no sepáis qué rayos es un no-bolso, aquí tenéis una explicación científica del asunto, realizada por el comité de sabios de la universidad de latiendawapa.

Que sepáis que hemos recibido un cargamento, disponible de momento sólo en las tiendas físicas, hasta que se acaben… más pronto que tarde. Os dejamos con las fotos.