Es lo que tienen estos tiempos que vivimos: todo está por los suelos. En el Banco Central Europeo, por ejemplo, ven un euro en el suelo y ni se molestan en recogerlo. Claro que ahí hay señores tan antipáticos que en lugar de tener perfiles en redes sociales los tienen en redes antisociales.

Felpudo I love mi casaEn fin: ya veis que el buen humor no lo tenemos por los suelos, porque gracias a Dios eso no nos lo pueden quitar. Así que aprovechamos para hablaros de los nuevos felpudos llegados a nuestra tienda, que, éstos sí que están por los suelos, pero porque es su trabajo.

De hecho, pedirle a un felpudo que no esté por los suelos es como pedirle a un niño que no se meta el dedo en la nariz, a Pocoyó que diga tacos o a Del Bosque que no tenga bigote. O sea, un imposible.

Tenéis felpudos con campos de fútbol (qué bueno para Del Bosque, ¿no?) con corazones, con marcianos, con repúblicas independientes, con autobuses, para olvidadizos… o sea, pa jartar, como decía el otro. Estos y los que irán llegando los podéis ver en la tienda.