¡Ah, la tecnología! Le pasa como a la nostalgia, que ya no es lo que era.

Durante milenios la mayor muestra de tecnología de la especie humana fué el garrote. Curiosamente, aun se sigue utilizando.

Poco a poco la humanidad fue prosperando y del garrote se pasó a la rueda, después a la hamaca (un gran avance) luego al sacachapas (muy oportuno, porque acababan de inventar las botellas con chapas y nadie sabía cómo abrirlas) hasta que por fin, en pleno siglo XX la vanguardia tecnológica de la humanidad llevó a la invención del bolígrafo Bic.Bandeja de madera de bambú con patas

Bueno, también inventaron el Concorde y fueron a la Luna y tal, pero eso son minucias.

En nuestros días, la tecnología ha inventado robots con alma, personas sin ella, teléfonos que saben antes que tú a quién vas a llamar, ropa que se plancha sola y satélites que dan la vuelta a la tierra en menos tiempo del que tardas en arreglarte para salir el sábado por la noche.

Por eso hoy decimos ¡basta! a la tecnología, para presentaros nuestra simple, entrañable y tradicional bandeja con patas.

Tiene la tecnología de un saco de patatas, el vanguardismo de una pintura rupestre y la inteligencia de un burro asmático. Pero tiene lo que no tiene un microchip: patas. Y además en la bandeja cabe un desayuno, cosa de la que no puede presumir una tableta de última generación. ¿Has intentado llevar el desayuno en un iPad?

Sólo te falta alguien cariñoso que esté dispuesto a llevarte el desayuno a la cama para aprovechar toda la tecnología de este pedazo de madera de bambú. Pero ahí ya no te podemos ayudar…

Ya disponible en la tienda.Bandeja de bambú con patas