¿Qué fue primero: la taza o el molde? ¿El molde o la taza?

¿El huevo o la gallina? ¿Los Simpson o Rasca y Pica? ¿Matusalén o Mercedes Milá? ¿El descubrimiento de América o Cifras y Letras?

Importantísimas cuestiones, sin duda, pero antes de llamar a Iker Jiménez para ahondar en ellas, vamos a relajarnos cómodamente el sofá para tomarnos un taza de cupcakes o de magdalenas.

Y por supuesto, lo haremos en nuestros nuevos y flamantes moldes de silicona para cupcakes con forma de taza. O tazas de silicona con forma de molde, que tanto da. Tazas molde de siliconaCon ellos, el cupcake o la magdalena te llega a la mesa directamente del horno, así, calentita, olorosa, aromática, diciéndote “¡cómeme!”, con su flamante plato y todo.

Y claro, como no somos de piedra nos la comemos, y adiós dieta y operación bikini, pero qué se le va a hacer, es que está tan ricos que seguimos y venga bla bla, y como hay cuatro moldes por juego, se nos va el santo al cielo y mira qué ricos están estos cupcakes y qué cómodos son estos moldes taza, así, blanditos y flexibles como las magdalenas y se meten en el horno y en el microondas y cuando nos damos cuenta nos hemos comido los cuatro y todavía nos queda por despellejar a media vecindad, pero para eso teníamos otro juego y ya están en marcha cuatro cupcakes más, que ya llegan y mira qué ricos y cómo huelen y quién se niega, y venga bla, bla…

Pues eso. Que os aproveche. Aquí los tenéis.