Nos dice la Wiki que Stavanger es la cuarta ciudad de Noruega, que hace un frío que pela (más o menos como aquí con este mes de Junio postizo que tenemos) que tiene más de mil años de historia y petróleo por un tubo. (Con ‘por un tubo’ queremos decir que tienen mucho, y que además lo sacan por un tubo muy gordo).

Cortinas de floresY estaréis pensando, ¿a qué viene que en un post sobre cortinas y cojines os hablemos de una pequeña cuidad noruega? Pues si vosotros no lo sabéis, nosotros no tenemos ni idea.

Sólo sabemos que quien diseñó este conjunto textil formado por cortinas y cojines estampados a juego decidió llamarle Stavanger. Por qué, no lo sabemos. A lo mejor su pareja era de allí, o su bisabuela era emigrante noruega. O a lo mejor le gusta el bacalao, que allí se da muy bien.

Sea como sea, bienvenido sea el nombre, porque es casi tan bonito como las cortinas y cojines a los que designa. Un conjunto estampado con grandes flores de colores y alegría explosiva de serie. Imaginaos que la pareja en lugar de ser de Stavanger hubiera sido de Villanueva del Pardillo: pues no sería lo mismo, la verdad.

Con tres colores a elegir, mientras no se acaben, los podéis ver en la tienda.