Si habéis pensado que Tafetán es algún país de Asia de esos que acaban en -tan y que están llenos de guerreros nómadas a caballo, pues va a ser que no. Y tampoco es el lugar de nacimiento del Capitán-Tan.

El tafetán es… es una cosa muy bonita, pero mejor os ponemos lo que dice la wiki:

Tafetán es un tejido de seda, formado de un cruzamiento de hilos pares de la urdimbre por un hilo de la trama y un cruzamiento de hilos impares de la urdimbre por otro hilo asimismo de la trama.
Toma. Yo no lo habría explicado mejor. Sí que es originario de esos países que acaban en -tan, porque esos países formaban parte de la ruta de la seda. El problema es que si queremos una colcha de auténtica seda natural sólo podemos hacer una de éstas cosas:Colcha tafetá
  1. Atracar un banco, lo cual acaba siendo perjudicial para la salud, por los tiros y eso.
  2. Pedir una ampliación de hipoteca para financiarla en cómodas décadas.
  3. Comprarse una parcela, plantar moreras, criar gusanos de seda y tejer la colcha a mano.

Complicado, ¿no? Menos mal que, como siempre, latiendawapa viene en vuestro auxilio, ofreciéndoos estas nuevas y fantásticas colchas tipo tafetán que, gracias a los avances de estos tiempos que vivimos consiguen reproducir las mil texturas, colores y brillos de los tejidos tafetán a unos precios aténticamente de derribo.

Son colchas de tacto sedoso, suave y mimoso. Su combinación de texturas y tonalidades es como el pisto en verano: tiene de todo y todo está rico. Si tú fueras colcha, querrías ser una de éstas y dejar el aburrimiento para los demás.

Están fabricadas con un poliéster que consigue una variedad de texturas, tejidos y colores exquisitos y con un cómodo y mullido relleno de fibra hueca. Sí; no os vamos a engañar: no es seda natural. Pero cuando las veáis y las toquéis vais a pensar: ni falta que hace.

Qué buenos tiempos vivimos, pese a todo.