Hoy vamos a hablar de separar cosas. Parece una cosa muy fácil, pero no lo es, a no ser que te llames Moisés y estés en el Mar Rojo.

Pero para el resto de los mortales no es tan fácil como extender el brazo. Por ejemplo: quieres separar dos ambientes y se te ocurre hacer un tabique. Llamas un contratista y diez semanas después un tipo con un palillo en la oreja se pasa para dar presupuesto.

Nunca más sabes de él, de modo que veinte semanas después le llamas para pedir el presupuesto. Treinta semanas después te lo da por teléfono, te echas a llorar del pasmo y si finalmente lo aceptas al cabo de cuarenta semanas te habrán hecho el tabique con el presupuesto multiplicado por dos y tus nervios tan destrozados como las alfombras del pasillo.

Biombo de metal y telaY si creíste que eso era todo, cuando venga tu suegra dirá “pues a mí me gustaba más antes”. Y claro, acabas en la cárcel por suegricidio, por lo menos mientras no despenalicen ese delito (están en ello).

En ese punto ya no quieres tirar el tabique porque sólo con pensar en volver a llamar al del palillo decides que antes que eso preferirías donar a la ciencia tu propio tabique nasal, en vivo y sin anestesia.

Moraleja: la próxima vez que quieras separar un ambiente, prueba con un fantástico, sencillo y espectacular biombo de latiendawapa. Están pensados para dividir ambientes sin traumas, sin obras, sin suegras y sin palillos. Sólo con la ayuda de metal, tela y buen gusto. Sin colorantes ni conservantes.

Estos son biombos de metal con pantallas de tela en color crudo. Se pliegan, se doblan, se alargan y se achican con una sola mano. No ocupan nada cuando no se usan, son bonitos, elegantes y miden más de metro ochenta, como George Clooney. Así, si un día le invitas a cenar (a George Clooney, no al del palillo) puedes probar a desvestirte tras el biombo haciendo sombras a ver si pasa algo.Biombo de tela

Y si no pasa, no te preocupes. Simplemente piensa de la que te libraste. Y no nos lo agradezcas, somos así.

Por cierto: los podéis comprar aqui, en la tienda.

Nota: nada más ponerlos a la venta, el primer modelo (el de los arcos) se ha agotado. Volverá en Octubre. ¡Paciencia!