La última vez os hablamos de bandejas. Bandejas acolchadas, para ser exactos. Así que hoy continuamos hablando de bandejas, pero no necesitamos a Coco porque las de hoy no son duras por arriba y blandas por abajo, sino duras por los dos lados.

Las bandejas mueven el mundo. Sin ellas los camareros se quedarían en paro y tendrían que ser sustituidos por pulpos, no podrías ver tu correo porque no tendrías bandeja de entrada y los novios tendrían que llevar las arras al altar en una bolsa de plástico del Dia.Bandeja de servir

No sólo eso: ya no te pondrían las cosas en bandeja, no podríamos tomar canapés, las pastelerías tendrían que poner los merengues en el suelo del escaparate y en las oficinas habría que sujetar los papeles con las manos, con lo cual los oficinistas trabajarían aun menos. Y lo peor de todo ¡horror de los horrores!: ya no podrías desayunar en la cama.

Ya veis lo importantes que son las bandejas. Por eso nos hemos propuesto que en latiendawapa tengáis siempre una buena provisión de ellas. Las bandejas acolchadas del otro día son una buena muestra, y aquí tenéis otras rígidas de melamina, acrílicas o de bambú, con patas o sin ellas, pero todas destinadas a hacer que no se pare el mundo.

Y que puedas desayunar en la cama.