Los tiempos cambian que es una barbaridad.

Por ejemplo: con un vestido de verano de nuestras bisabuelas se podría hacer ropa suficiente para vestir a dos docenas de adolescentes de hoy en día.

Antes, el Gordo y el Flaco eran Stan Laurel y Oliver Hardy, pero en nuestros tiempos son Juan Echanove e Imanol Arias recorriendo España poniéndose morados a comer.

Papelera de reciclaje de aceroAntiguamente para relajarte, ibas al masajista o hacías meditación Zen; ahora, en cambio, te tomas una “relaxing cup of café con leche”. Lo dicho ¡cómo cambian los tiempos!

También el reciclaje ha cambiado, especialmente en lo que respecta al brillo: antes brillaba por su ausencia y ahora brilla con este rotundo, pulido y precioso acero inoxidable.

Es que esta papelera ecológica, este cubo de reciclaje de acero inoxidable de doble compartimento, es así: tiene el cuerpo más brillante que el palmarés de Nadal o que los cromados de una concentración de Harley-Davidsons.

Presume de espacio con sus dos cubos extraíbles de 8 litros cada uno, presume de calidad con su acero y su plástico de alta resistencia y presume de acabados con sus pedales independientes y su asa para colgarlo.

Y presume de reciclarlo todo. Bueno, casi todo; de momento no recicla alcaldesas políglotas. Todo se andará.

Si queréis poneros a reciclar de forma brillante, ya sabéis cómo. Y recordad que esta papelera tiene una hermana mayor, de tres compartimentos. Podéis consultar ambas en este enlace.