Hoy dice el periódico que le han dado el Nobel de Literatura a una canadiense que escribe cuentos. Lo que me hace pensar cómo se parece a algunos de nuestros políticos: ellos también viven del cuento…

Pero en fin, nosotros, a lo nuestro. Y lo nuestro es hablar de decoración, orden y parejas.

Porque desde que el mundo es mundo, casi todo en esta vida viene por parejas. Y si no, fíjate en Woody Allen y las gafas de pasta, los motoristas de la Guardia Civil, los ministros y las meteduras de pata, el Doctor Maligno y Mini Yo… la lista es interminable.

Cesto de ordenación de poliésterEs que fuera de las parejas la vida no funciona bien: sino que se lo digan a los calcetines. Juntos son perfectos, pero separados son más patéticos que un concursante de “¿Quién quiere casarse con mi hijo?”

Todo lo cual no nos lleva a donde queríamos llegar: a nuestras parejas de hoy, la cortina de baño y el pongotodo a juego. La pareja que viene dispuesta a dejar tu baño como un primor, combinando cortina y pongotodo, o sea, decorando y ordenando a la vez.

Y con mucho estilo. Para que puedas tener a mano en tu cuarto de baño un pongotodo en el que guardar la ropa sucia, las toallas o incluso los juguetes de baño de los peques y que a la vez te haga juego con la cortina de la bañera.

Comenzamos con dos modelos y poco a poco iremos parejando todos los juegos que podamos. Pinchar para ampliar las fotos.