Esta semana la comenzamos con un buen propósito: nos hemos empeñado en haceros engordar. Y para eso vamos a hablaros estos días de cupcakes, magdalenas, postres, repostería y demás.

A esta serie de posts la íbamos a llamar “Del noble arte de la repostería, de los usos y costumbres relativos a ella y de los utensilios que le son necesarios para su correcta ejecución”. Pero se hacía muy largo, así que decidimos que “The cupcakes series” mola más. Y además está en inglés.

Utensilios de cocina - cupcakesEl caso es que la respostería es como el octavo arte. Es nuestra tentación, nuestro pecado y nuestra salvación todo al mismo tiempo: es a lo que se dedicó Dios el octavo día de la creación.

Y como cada vez nuestra tienda tiene más y más artilugios para que os ejercitéis en el noble arte, vamos a ir por partes. Hoy empezamos por los utensilios.

Los utensilios para repostería nos confirman que Darwin tenía razón: la teoría de la evolución funciona.

Pistola para cupcakesPor ejemplo: un elefante necesita una trompa para no agacharse para beber y ¡plop! le sale una trompa. Un pájaro carpintero necesita un pico fuerte y puntiagudo para picar árboles y ¡zaca! ahí le sale. Belén Esteban necesita una nariz nueva y… vaya, eso no tiene arreglo.

Pero a lo que íbamos: los humanos necesitamos utensilios para hacer cosas ricas, la evolución humana ¡plop! los crea y latiendawapa os los pone a vuestra disposición. Gracias, Darwin.

A quienes os guste cocinar postres, cupcakes, magdalenas, cakes, bizcochos y demás parafernalia, los utensilios de cocina para repostería y cupcakes os permitirán decorar, hacer formas, rellenar con natas, cremas o jarabes, poner nombres, hacer dibujos, inventar textos, crear pétalos y darles forma, y en suma, expresar vuestra creatividad pastelera de mil y una maneras.

Son pistolas, fuelles, mangas, espátulas, lápices y muchas cosas más. Así que ya sabéis: a demostrar que Darwin tenía razón.