¡A dieta! Como esta semana no hemos parado de hablar de repostería, postres, cupcakes, magdalenas y demás parafernalia de cosas ricas, hoy vamos a echar el freno más radical.

Y para ello nada mejor que la cocina al vapor. Que es muy sana y muy rica también. Así que olvidaos de natas, cremas, jarabes y dulces y entrad en el mundo de las verduras, los pescados y las carnes naturales, sin grasas sin aceites, cocinadas de la manera más sana y tradicional posible.

Molde de silicona con tapaPara ello nos ayuda este nuevo molde de silicona para cocinar al vapor. Como sus hermanos de repostería, este molde de silicona es flexible, duradero e higiénico. Vale tanto para el lavavajillas como para el microondas y camina del congelador al horno con la misma facilidad que el balón va de la bota de Messi a la red.

Y te permite cocinar con la mayor facilidad sin aceites, sin grasas y con mucho sabor. La ventaja es que cuando hayas adelgazado con esta comida tan sana enseguida podrás volver a la carga con esos postres que te salen tan bien y que tanto te gustan… la ley de la compensación, la llaman.

Y estaréis pensando… ¿a qué viene lo de los parecidos razonables? ¿Es que se nos ha ido la pinza más de lo normal? Mhhmmmm… la pinza se nos va siempre, pero esta vez, juzgar vosotros mismos: ¿es razonable o no el parecido, entre nuestro molde y el marciano de Toy Story?Parecido razonable

Buen fin de semana.