¡Ah, la Navidad! Ya está aquí otra vez, por fin. Sólo hacía once meses que se había ido, pero la echábamos más de menos que un león hambiento al ñú.

La Navidad es esa época del año en la que aguantas los atascos en los parkings de los centros comerciales, recibes empujones en las tiendas, te sientas en la cena de la empresa al lado del idiota de Contabilidad, aguantas a tu cuñado otra vez borracho en la cena de Nochebuena, te regalan tres jerséis y ninguno te sirve y te enteras de que tu madre le ha dicho a tu hermano que le venda tu regalo en ebay.

Para colmo te das cuenta el 10 de enero de que tienes las tarjetas de felicitación sin mandar porque te daba pereza ir a Correos, y lo peor es que vas, y las echas.

Y sin embargo, cómo nos encantan las navidades. Nos gustan más que desnudarnos y dejar que nos lama el cuerpo una camada de cachorritos de Scottex; nos gusta más que sorber el caramelo que sobra del plato del flan o más que quedarnos dormidos después de comer.

Y aun encima puedes ver a Raphael en la tele cantando “nananana”… cómo no nos va a gustar, la Navidad.

Así que para ambientarla un poquito y para celebrar que hoy es 11 del 12 del 13 os dejamos con una galería aleatoria de fotos de decoración navideña, sacadas de nuestros escaparates. Algunas cosas están en el departamento de Navidad de la tienda, abierto hasta que pasen las fiestas.

Por cierto: en la cena de Nochebuena sabrás que has bebido demasiado en el momento en que te empiece a caer bien tu cuñado.

De nada.