Este fin de semana hay clásico: Madrid y Barca en otro partido del año, digo del siglo, digo del milenio.

Como siempre, ya se tensan los músculos, ya los entrenadores redactan la lista de excusas por si pierden y la lista de méritos por si ganan, ya el árbitro ha preparado el pasaporte por si las moscas, ya los periodistas nos informan de cuántos centímetros cúbicos de gomina han sido empleados en el peinado de Bale y de cuántos milímetros miden los tacos de la bota izquierda de Neymar.Puff de balón

Y ya nuestros horizontes intelectuales se ensanchan con frases como “el fútbol es así”, “el míster es el que decide”, “saldremos a hacerlo lo mejor posible”, “los partidos duran 90 minutos” y, sobre todo, el impagable “fútbol es fútbol”.

Ah, el clásico. Qué previsible.

Y cómo nos gusta.

Por eso latiendawapa no podía ser ajena al magno acontecimiento, y está preparada para que podáis disfrutar del evento como se merece: sentados… ¿en un cómodo sofá? ¡No! ¿En una butaca de diseño? ¡Nunca! ¿En la silla de la cocina? ¡Menos aún!

Pero entonces, ¿en dónde? Pues naturalmente, en nuestro puff balón. El único asiento homologado por el Departamento de Normalizaciones Técnicas de latiendawapa para ver clásicos.

Vale, ese departamento nos lo acabamos de inventar. Pero es que no hay mejor manera de ambientar un partido que con uno de estos puffs: el puff balón o el puff pelota, que puedes ver aquí, en la tienda.

Puff con forma de balón de fútbolEstán hechos con una robustísima polipiel con relleno de bolitas de porexpán (esferovite). Son cómodos, flexibles y personalizables: puedes elegir los colores que desees. Y también valen para jugar al fútbol, siempre que tengas una portería tamaño XXL y hayas guardado todos los jarrones en el trastero.

Si gana tu equipo, puedes celebrarlo tirándote sobre el puff o lanzándolo al aire. Si pierde, lo puedes lanzar contra la tele, con la garantía de que no se romperá. El puff, claro.

O se lo puedes tirar a tu cuñado, que es del otro equipo, sabiendo que nadie resultará herido. Desgraciadamente.

En fin, que gane el mejor y que el mejor sea el ______ (rellena tú el nombre).