De Descartes sabemos que fue un filósofo y matemático francés del siglo equis-uve-palo-palo. Sabemos también que pensaba, luego existía, y además hacía ambas cosas a la vez, lo cual no es muy común en nuestros días, cuando vemos tanta gente que existe y tan poca que piensa.

Descartes, foto carnet

Descartes, foto carnet

También sabemos que tenía una nariz considerable y que con ese peinado que llevaba hoy en día no iba a pillar nada en las discotecas. Pero nada, nada.

Todo lo cual nos conduce a nuestros propios descartes. Porque si el siglo XVII tenía uno, nosotros también tenemos. Aunque no tienen que ver con la filosofía sino con las matemáticas.

Veréis: cuando la suma del contenido es mayor a la capacidad del continente se produce un desfase matemático. Es como lo que les pasa a los tesoreros de los partidos; no les caben todos los billetes en la caja fuerte y tienen que llevarse algunos a Suiza.

Embudos de siliconaIgual nos pasa a nosotros: que muchas veces algunos de nuestros artículos y fotografías se quedan en el limbo. Se ponen a la cola del blog pero nunca les llega el turno, porque hay tantas cosas que no todas pueden llevarse sus quince minutos de fama. O porque tienen tanto éxito que se agotan enseguida en las tiendas, o porque otro producto les sustituye.

Son nuestros descartes, pero no por eso menos útiles ni queridos. Por eso hoy recuperamos algunas de esas fotos para que se sientan como ese niño que, después de un año esperando en vano en la puerta del estadio a que Cristiano o Messi les firmen el autógrafo, un día por fin… bingo.

Aquí están sus minutos de fama. En la tienda tienes los artículos, salvo que se hayan agotado o hayan sido reemplazados. Busca y diviértete…