Nuestra nueva colección de alfombras de bambú e hilo trenzado da mucho juego. A cuenta de ella nos hemos recorrido Brasil, Costa Rica, Panamá, Cuba, Paraguay, y aun nos quedaba Jamaica. Queremos agraceder al departamento de márqueting que le puso estos nombres, por todo lo que nos han hecho viajar…

El caso es que el nombre de estas alfombras de bambú de hoy es muy apropiado: seguro que si alquilas un bungalow en cualquier playa paradisíaca de Jamaica, sería precisamente esta alfombra la que te encontrarías, al lado de la terraza, junto a la hamaca atada al cocotero, debajo de la mesa con el daikiri. La alfombra de bambú Jamaica.

Pero no necesitas irte a Jamaica para disfrutarla. Tu salón y tus habitaciones te la están pidiendo.

Alfombra trenzadaEsta alfombra, para contrastar con la mayoría de sus hermanas de colección, está fabricada en tonos negros, grises y rojos. Eso es algo así como ser miembro del gupo Police y no ser rubio, pero es que en la variedad está el gusto.

Las láminas de bambú presentan varios anchos y son de color negro. Un denso trenzado de hilos de color rojo y gris plata formando franjas alternadas le dan un soplo de vida, carácter y variedad.

Tanta, que te preguntarás si tienes una alfombra negra, una alfombra roja o una alfombra gris, y la respuesta correcta será: ninguna. Simplemente tendrás una alfombra preciosa.

Si crees que combinar estas alfombras es más difícil que averiguar el sexo de un Teletubbie, te equivocas: en cuanto veas la primera alfombra en tu suelo y aprecies la sencillez, la calidez, la robustez (y otras cosas acabadas en -ez) y en cuanto veas con qué rapidez se convierte en otro entrañable miembro de la familia, como Belén Esteban, aun vas a querer más.

Ya sabéis que estas alfombras vienen en muchas medidas, que son ligeras, flexibles, que no cogen polvo, y muchas cosas más, pero para ver con detalle toda la información tenéis la ficha de la alfombra en la tienda, pulsando aquí.