A ver. Nuestro producto de hoy es bien fácil de adivinar. Lo llevaban los Reyes Magos y no es oro ni mirra. Y huele muy bien. ¿Habéis dicho incienso? Pues sí: son nuestros nuevos inciensos en barritas. Vale, tampoco era tan difícil.

Difícil era lo de los Reyes, ponerse a viajar en camello por el desierto, persiguiendo una estrella (con lo rápido que van las estrellas) sin GPS ni paradores de turismo. Así debían Aromas de incienso relajantesoler, de ahí la necesidad del incienso.

El incienso es un material alucinante. Especialmente si se inciendia la fábrica y vives al lado.

No, en serio. De la misma forma que si vas al infierno te encontrarás con el que inventó los auriculares que tienen el cable de una oreja más largo que el del otro, si vas al cielo verás en lugar preferente al que inventó el incienso. Justito al lado de Iniesta.

Es que el disfrute de los aromas ricos es una de las sensaciones más gratificantes que nos podemos echar a la cara (concretamente a las narices).

De hecho, para encontrar algo que te de sensaciones más placenteras que disfrutar del aroma de un buen incienso tienes que hacer cosas que no podemos mencionar aquí porque este es un blog apto para menores. Aunque bien pensado, lo mejor es combinar ambas cosas…

Nuestros inciensos vienen en barritas (o varitas, como prefieras) surtidas y variadas, para que experimentes y pruebes el que más te gusta. Los hay alimenticios como el chocolate, sensuales y relajantes como el almizcle, exóticos como el sándalo, estimulantes como el cannabis… en fin, un mundo de aromas.

Ya están disponibles en la tienda web.