Este cojín es un señor. ¿O este señor es un cojín? ¡Ayyy, qué duda! ¿Qué fue primero: el huevo o la gallina? ¿el Gobierno o la crisis? ¿El señor o el cojín?

Sea como sea, estos son señores cojines. O cojines señores. Con sus señores bigotes y sus señoras gafas y su señor sombrero.

Cojín con bigotePero todavía nos asaltan otras dudas. ¿Nos pincharán con el mostacho cuando nos sentemos? ¿Se les romperán las gafas? ¿Les molestará que asentemos nuestras posaderas justo encima de sus bigotes? ¿Se quedarán observando detrás de las gafas? ¿Son franceses?

¡Cuántas preguntas sin responder! Y hay más: ¿para qué sirve la última tecla del piano? ¿Cuando aceptará la Real Academia pulpo como animal de compañía? ¿Por qué el kiosco no tiene ya el periódico de mañana?

En fin: nuestros cojines estampados, bigotudos y gafosos no responderán a esas preguntas, pero sí que llenarán tus camas o sofás de mostachos, originalidad y buen humor.

Mientras no se acaben, los tienes en el departamento de cojines de la tienda.