A ver: ¿a qué se dedica un puff auxiliar? Lo has adivinado: a auxiliarte. Para eso han nacido y esa es su vocación: que te quedes con una sonrisa más grande que Leticia el día de la coronación.

Nuestra colección de puffs blandos de polipiel con relleno de esferovite incluye por un lado los clásicos, grandes y cómodos puffs pera y puffs con respaldo, destinados a hacerte la vida más cómoda que al Mahrajah de Kapurtala.Puff rojo

Pero también a la sombra de esos dos gigantes, viven nuestros pequeños, diversos y coloridos puffs auxiliares. Pequeños puffs cuadrados o redondos, llenos de colores y útiles como banco, asiento, reposapiés, como complemento decorativo o para tirárselo a la cabeza a tu pareja (en serio, no duele, y si duele… ya te enterarás).

Lejos de ser todos iguales, como los peinados de los futbolistas del mundial, estos puffs vienen con varios formatos y tienen una gama de colores que solo encuentras en los delirios psicotrópicos de los 60.

Son una de esas cosas que se han convertido en clásicos, que son por sí mismos una garantía. Es como cuando ves una peli de Javier Cámara: sabes que tiene que ser buena. Vaaale, si no es de Almodóvar.

Pues con esto igual: son bonitos, útiles y se meten en cualquier sitio. Y siempre son buenos. Y te auxilian, que para eso son auxiliares. Los puedes consultar más extensamente aquí.