Siempre pasa igual. Cuando llega el verano con días como hoy nos quejamos del calor. Y para remediarlo no se nos ocurre nada mejor que irnos a la playa o a la piscina con 40º a la sombra (si es que la pillas) y bañarnos en un agua más caliente que un sueño erótico de Miley Cyrus.

Y claro, acabamos aun más calientes (en el buen sentido, ¿eh?).

Pues por eso están aquí nuestros botes guardafrutas y guardaverduras para nevera: para demostrarnos que son más listos que nadie y que aun queda alguien con un poco de sentido común en este mundo, aparte de Punset.

Porque lo inteligente con estos calores es irse a vivir a la nevera. Como los árbitros malos o los esquimales. Así, tan fresquitos. Ya, diréis que una nevera no es tan divertida como un chiringuito. Pues no sé qué os diga. Si tiene sus cervecitas, sus refrescos, sus cubitos de hielo y sus frutitas y verduritas tanto podrás hacer un gazpacho como un daikiri y luego… ¡fiesta!

Y es que, a ver: ¿alguien sabe qué pasa en la nevera en cuanto cerramos la puerta? Pues eso. Mantengamos el secreto y aprendamos del sentido común de los botes guardafrutas.Guardafrutas de nevera

Los tenéis en la tienda, junto con otras cosas chulas para la cocina.