Los pasillos son los grandes olvidados de nuestras casas. Y no porque no sean importantes, ya que sin ellos tendríamos que ir de una habitación a otra por teletransportación, como Star Trek, con lo que debe costar la maquinita esa.

El caso es que los pasillos están más olvidados que Jorge Sanz. Son como el feo de los Hermanos Calatrava: un elemento necesario, pero que a la hora de la verdad no liga con nadie.Alfombra de bambú roja

Por eso hoy en latiendawapa os traemos unas alfombras de cine: igual que había un hombre que susurraba a los caballos y otro que bailaba con lobos, aquí os presentamos las alfombras que amaban a los pasillos.

Son nuestras alfombras de bambú pasilleras. Y su amor por los suelos alargados es profundo y apasionado, no creáis. Más o menos como el que siente Cristiano Ronaldo por su espejo o un Consejero por su tarjeta Black, pero aun más verdadero.

Estas alfombras son a los pasillos lo que el zapato de cristal al pie de la Cenicienta: han nacido el uno para el otro. Tienen vocación de adaptarse y por eso, como Pinocho, son de madera y se alargan lo que haga falta. Y son tan de cine que hasta la tienes en color rojo.

Estas nuevas alfombras para pasillo han llegado con más medidas y con nueva gama de colores y para que las vayáis degustando os dejamos unas cuantas fotos. Claro que si queréis los detalles completos los podéis ver en la tienda más fantabulosa y estupendacular del mundo y alrededores: latiendawapa.com.

Y ya sabéis: empezar a amar a vuestros pasillos.