Qué gusto da tener una camarera particular en casa. Que vaya del salón a la cocina, de la cocina al salón y que esté siempre dispuesta. Y si además es bonita, elegante y se integra en la decoración de la casa como una pasa en una empanada de bacalao, entonces tenemos la camarera perfecta.

Así son estos dos carritos de cocina o mesitas camareras que os presentamos. Son mesas auxiliares bonitas, serviciales y estilosas, aunque eso sí, cada una en su estilo.Mesa camarera metálica

¿Y cómo son? diréis. Gracias por preguntar.

Pues muy sencillo: una es plegable y tiene vocación de ocupar poco espacio mientras que la otra es elegante y tiene vocación de ser la más guapa de la fiesta. Una es ligera y práctica, y la otra también. Una es blanca y la otra tampoco.

Pero las dos tienen ruedas, mucho diseño y mucho espacio. Y tienen tantas ganas de llevarte el desayuno, la comida, o la cena de la cocina al salón, que si pudieran te recogerían ellas la cocina y te irían a buscar el periódico y las zapatillas.

A tanto no llegan (todavía) pero a hacerte la vida un poquito más fácil, sí. Puedes echarles un vistazo en el departamento de mueble auxiliar de cocina de latiendawapa, si no se han acabado.