Lo reversible se define como aquello a lo que se le puede dar la vuelta y sigue siendo útil, como una tortilla de patatas o un circuito de carreras.

Y lo irreversible se define como aquello que no tiene vuelta atrás, como la crisis del Barça o la pérdida de la cintura de Alaska.

Esto viene al caso porque nuestras alfombras de hilo largo que os presentamos hoy son a la vez reversibles e irreversibles. Y os preguntaréis, como en el documental de la tele… ¿cómo lo hacen? Gracias por preguntar.

Alfombra dos caras hilo largoSon reversibles porque su trenzado de poliéster está tejido sobre la trama sobresaliendo por ambos lados, de modo que son iguales por el anverso que por el reverso. O sea, que en realidad tienes dos alfombras por el precio de una.

Decimos sobresaliendo en los dos sentidos de la palabra, es decir, que el pelo largo y denso sobresale, pero también que el aspecto y prestancia de la alfombra es sobresaliente, por su calidez y su belleza.

Y son irreversibles porque en cuanto la pongas en el suelo ya no tendrá marcha atrás: estas alfombras de hilo largo permanecerán largo tiempo vistiendo tus suelos y dejando tus habitaciones más bonitas que un San Luis. Y antes cambiarás de suelo que de alfombra.

Este modelo está recién aterrizado en nuestra tienda y lo puedes consultar aquí. Aunque aquí también puedes consultar todas las demás alfombras de hilo.