Nos van a disculpar, pero es que después de esto y de esto otro… aún había más búhos.

Pero se lo aseguramos: no es culpa nuestra. Ya sabemos que querrían castigarnos con un vídeo con lo mejor de Mercedes Milá, Pablo Motos y Mariló Montero, o torturas aún peores, pero somos inocentes, se lo juramos.

La culpa es del búhismo, que como saben es la religión cuyo precepto es “decorarás con búhos sobre todas las cosas“.

Bandeja acolchada para tabletsEste buhismo que nos invade avanza con más fuerza que las tropas de Atila, rey de los Hunos (¿y de los Hotros?) camino de Roma; es más implacable que Chicote en un restaurante chino, más insaciable que los hermanos Márquez ganando campeonatos del mundo y más silencioso que el crecimiento de la hierba.

Nada está a salvo: con sus ojos abiertos como platos y su vuelo sigiloso amenazan con apoderarse de todo mientras giran la cabeza observándolo todo.

Tanto es así que nos asalta una duda: ¿y si en realidad en lugar de decorar nosotros con búhos son ellos los que nos invaden para decorar su mundo con personas? ¡Uh-uh!

Sea como sea, aquí tienen más cosas con búhos: puffs, latas, cojines de semillas, bandejas… pero no canten victoria todavía: seguro que aparecerán más. Al loro, digo, al búho.

En la tienda podéis buscar el estado del buhísmo en cada momento pinchando en esta búsqueda de búhos.