Os hablábamos el otro día de las alfombras que obran el milagro de ser a la vez reversibles e irreversibles. Pues resulta que no están solas, porque tienen una hermana con la que se llevan muy bien: la alfombra reversible de hilo corto.

Ambas alfombras, la de hilo largo y la de pelo corto, son hermanas y por tanto se parecen. No tanto como Leonor y Sofía, hay que decirlo, pero tampoco son tan diferentes como Bart y Lisa Simpson.

La diferencia entre las dos es, básicamente, el peinado. Mientras la primera presumía de melena y pelo largo, como un perro afgano, a esta le gusta más el pelo corto, como a Don Limpio. Bueno; no tanto. Digamos más bien como al perro de Men in Black: pelo corto, apretadito, que te dan ganas de acariciarlo.

Alfombra de hilo marrónEn cualquier caso estas alfombras son algo así como una hamburguesa vegetal: ligeras, pero con cuerpo.

Están fabricadas con una trama de algodón 100% sobre la que se teje una urdimbre de hilo brillante de poliéster.

El tejido es el mismo por ambas caras, de manera que si le das la vuelta, tienes otra alfombra igual, por el mismo precio. Eso es como si vas de vacaciones a Cancún y sin cobrarte un extra te llevan otra semana a Acapulco.

Si estáis pensando en una solución práctica, trotona, ligera, elegante y vistosa para vestir vuestros suelos, podéis ver esta y otras alfombras con todos sus detalles, colores y medidas aquí.

Y si no, miradlas también, porque son muy bonitas y mirar, además, es gratis. Podéis pinchar en las fotos de abajo para ampliar y ver la galería.