—Ustedes se pasan la vida colgados, ¿no?
—Huy… si empezamos faltando ya vamos mal ¿eh?

—No, si yo lo decía en sentido literal.
—Bueno, entonces sí. Porque somos colgadores de puerta con forma de figura y ese es nuestro oficio. Somos percheros sin tornillos para colgar en las puertas y nuestra misión es colgar colgando. Nuesto lema es “cuélgate y cuelga”.

—Ya. Debe ser un poco duro, su trabajo…
—Hombre, si lo compara con sexador de pollos, no crea que es tan mal oficio. Claro que lo que de verdad me gustaría es trabajar en el campo.

Perchero para puertas—¿Como un agricultor? Pero eso también es muy duro.
—No, como Messi. ¿No ve que somos figuras? Tengo unos primos que trabajan en un futbolín y no vea qué bien están.

—También les veo muy delgados… no sé ni como son capaces de respirar.
—Es que en realidad no respiramos. Respirar está sobrevalorado, ¿sabe? Por ejemplo, la momia de Tutankamon tampoco respira y menuda habitación tiene, allí, en el museo.

—Y ¿no se aburren, todo el día sin hacer nada?
—No crea, el colgar cosas requiere mucha concentración. Estás todo el día tenso. Y además, así te libras de ver los anuncios de colonia de estas navidades.

—Sí, no cabe duda de que eso es una gran ventaja. Y si alguien los quiere comprar, ¿qué tiene que hacer?
—Muy fácil: ir a la tienda más chula de la galaxia y pinchar aquí. Y como tenemos seis colores distintos hasta puedes hacer colección, y todo.Colgador para puertas azul