Qué duro es ser paraguas.

Se pasan la vida encerrados en un armario y cuando por fin ven la luz, están enrollados sobre sí mismos como un canelón. Luego les estiran, pero no en plan suave, como haciendo Pilates, sino como en los potros de tortura de la Edad Media.

Y piensan.. “por fin voy a ver la luz el sol”. Pues de eso nada: enseguida empieza a descargar sobre ellos todo el agua del mundo. Y cuando creen que ha pasado lo peor, llega el viento para romperles las varillas.

Y luego los enrollan otra vez, empapados y tiritando, si es que no los dejan olvidados en la panadería para que se los lleve un extraño.

Menos mal que latiendawapa, siempre atenta a los problemas sociales, ha creado el servicio de Paraguas Estresados Solicitando un Cómodo Alojamiento (P.E.S.C.A.)

Porque los paraguas son sensibles, son como mascotas. Casi, como el pulpo, son un animal de compañía (aunque a diferencia del pulpo, no te los puedes comer con pimentón si llega el caso).Paragüero de piel sintética

Por eso merecen más y te agradecerán paragüeros como los de latiendawapa. Paragüeros elegantes, estilizados, resistentes y con diseño. Paragüeros redondos o cuadrados, en colores vivos o discretos, de metal o de polipiel: pero todos ellos, deseando acoger a tus paraguas después de un duro día de trabajo, como las redes acogen los balones de Messi.

Según una encuesta, el 95% de los paraguas entrevistados preferían un paragüero de latiendawapa. El otro 5% estaba en la panadería, olvidado.

Puedes verlos en el departamento de decoración de la tienda, o mejor, haciendo una búsqueda por paragüero.

Y muy pronto, en tu recibidor.