¿Aun no vistes tus suelos con alfombras de bambú? Hhmmmm… ¡no es posible!

Para evitarlo en latiendawapa hemos creado el B.A.M.B.U. (Banda de Alfombras Maravillosas de Bambú Unidas) que te propone una rápida encuesta.

No tienes alfombras de bambú en casa porque…

  1. Ah, pero ¿el bambú no es una cosa que se comen los osos Panda?
  2. Es que se las come el perro.
  3. Yo no tengo perro, pero soy un oso Panda y me las como yo.
  4. Es que soy Cristiano Ronaldo y no tengo ninguna alfombra de menos de un millón de euros.
  5. No sé dónde se compran.
  6. Todas las anteriores.
  7. Ninguna de las anteriores.Alfombra pasillera gris

Si has elegido alguna respuesta entre la 1 y la 7, estás de enhorabuena. Porque sea cual sea el motivo por el que no las tengas, a continuación te presentamos cinco razones por las que deberías tenerlas.

(Y si has elegido la respuesta 5, aquí.)

1) Tienen más colores que cuando explotó la fábrica de m&m’s.
Da igual que tu decoración sea vanguardista, barroca, ecléctica, rústica o esotérico-agrícola, que hay un color de alfombra de bambú para cada ambiente.La alfombra de bambú, en la terraza

La gama de colores va desde el blanco puro para decoraciones minimalistas hasta la combinación de rayas más ácida para ambientes luminosos y alegres, pasando por los tonos clásicos lisos y naturales para decoraciones más tradicionales. Y las alfombras de bambú e hilo trenzado ofrecen aun más combinaciones de textura y color.

2) Medidas y formas para cada lugar de la casa.
La variedad de medidas de las alfombras de bambú va desde el tamaño sello de correos hasta el campo de fútbol. Mmmm… ¿exagerado? Bueno, no tanto como cuando te empeñaste en cortar la pizza con la sierra radial, pero quizá, un poco, sí.Alfombra blanca de madera

Pero hablando en serio, desde el tamaño de un felpudo hasta para llenar un gran salón, pasando por modelos para los lados de la cama y una enorme variedad de medidas alargadas para pasillos, las alfombras de bambú llenan todo el abanico de necesidades. Y no solo en tamaños, sino en formas: hasta redondas las tienes.

Apetecibles, ¿verdad? Lo dejamos ahora aquí, y mañana seguimos con más razones.