Mmmm… ¿problemas con tus cojines?

¿Tal vez, con el tiempo, se han vuelto más duros que las suspensiones de una apisonadora?

¿Son tan sosos y aburridos que los ves más austeros que el salpicadero de una apisonadora?

¿Se han quedado tan anticuados que tienen más peligro para tu decoración que una apisonadora cuesta abajo y sin frenos?

Cojín estampado terciopeloTal vez pienses que exageramos. En absoluto. Exagerado sería, por ejemplo, estirar la masa de la empanada con una apisonadora. Pero con la decoración y los cojines, nada es exagerado.

Todo lo cual nos lleva a darnos cuenta de que tenemos un problema: necesitamos imperiosamente dejar de pensar en apisonadoras.

Y la única manera es, imprescindiblemente, renovar los cojines. Y estás de suerte, porque si echas un vistazo a nuestras últimas incorporaciones te vas a encontrar los cojines más bonitos que vas a ver hoy. Y en mucho tiempo.

Navega y encontrarás cojines estampados, lisos, con búhos, sin búhos, con pompones, sin pompones, bordados, sin bordar, pero eso sí, todos con encanto, buen gusto, y sin apisonadoras.

Aunque si tienes una apisonadora, quedarán preciosos en el respaldo del asiento. Pruébalo.