Admitámoslo: buscar un espejo de cuerpo entero para nuestro dormitorio siempre ha sido más complicado que ser dentista de cocodrilos. No tienes sitio en la pared, no encuentras uno que te guste o es muy caro. O las tres cosas. Y cada vez que lo intentas, acabas más despistado que los Minions en el día de la madre.

Pero hoy os traemos la solución al problema: nuestros nuevos espejos de colgar en las puertas.

Una solución nacida de la nueva amistad entre espejos y puertas, que está llamada a ser una de las grandes amistades de la historia, junto a la de Patricio y Bob Esponja, Bart Simpson y las travesuras y Obelix y los jabalíes. Es que con amigos se resuelven todos los problemas. Sino, que se lo pregunten a los Minions.

Espejo de cuerpo enteroPor ejemplo, estos espejos amigos de las puertas hacen que no necesites espacio para colocar tu espejo, porque si tienes una puerta, ya tienes el sitio hecho. A no ser que seas un esquimal, vivas en un igloo y por tanto no tengas puerta, pero en ese caso tampoco necesitarías el espejo porque con tanto abrigo no cabrías en él.

No sólo eso: si tu decoración es más aburrida que una homilía en latín, estos espejos vienen en tantos colores que puedes darle un chute de color a tu habitación en muchos tonos distintos. Ya ves que que estos espejos son todos iguales, pero todos distintos. Como los Minions.

La colocación de los espejos es un juego de niños: simplemente les insertas las guías que traen, con forma de U invertida, y listos para la puerta. Es tan fácil que hasta un Minion podría hacerlo.

¡Ah! Y si tienes espacio de sobra en la pared, no te preocupes: también los puedes colgar de las paredes, como un espejo convencional. Eso es vocación de servicio. Como los Minions.

Pero lo mejor es que veáis todos los detalles, colores y precios en la tienda, pinchando aquí abajo, en estas letritas subrayadas:

Ver los espejos para puerta en la tienda.